Evolución del desarrollo de software al Value Stream Management

Evolución del desarrollo de software: Agile, DevOps y ahora Value Stream Management

En este artículo vamos a hacer un repaso de la evolución del desarrollo de software en los últimos años, con la adopción de las metodologías ágiles y DevOps y ahora con el Value Stream Management (VSM).

Evolución del desarrollo de software

La entrega de software es un factor fundamental para cualquier empresa que quiera ser competitiva en la actualidad. El éxito en el mercado depende en gran medida de la capacidad para proporcionar a los clientes valor rápido y continuamente a través de soluciones de software. Por lo que es una auténtica prioridad para el negocio.

Esto explica que, a lo largo de las últimas décadas, las organizaciones hayan adoptado metodologías, procesos y herramientas innovadoras para tratar de mejorar el desarrollo de software. Enfoques como Agile y DevOps han incrementado la colaboración y visibilidad dentro de los equipos y les ha permitido reaccionar mejor ante las demandas cambiantes de los usuarios. 

No obstante, las compañías necesitan ir más allá si quieren rentabilizar sus iniciativas digitales. Deben centrar sus esfuerzos en el usuario y en maximizar el valor que le entregan. El Value Stream Management (VSM) parece el enfoque más acertado para hacerlo, al aportarles una visión completa del flujo de valor al cliente, que les posibilita identificar y anteponer las acciones relevantes y reducir los costes.

Infografía plataforma Value Stream Management
Infografía del funcionamiento de una plataforma de VSM. Fuente: SENTRIO.

Agile: nuevas metodologías y principios para responder mejor a un mercado cambiante

Los principales directivos de las empresas de software publicaron en 2001 el Agile Manifesto, una declaración de principios y valores que planteaba la necesidad de recurrir a formas más flexibles de desarrollar software, que permitieran a los equipos entregar productos que respondieran a las necesidades variables de sus clientes.

Las metodologías ágiles plantearon la realización de entregas rápidas y continuas de software funcionando y promovieron modelos de organización centrados en las personas, la colaboración, la adaptación y la comunicación. 

Suponían una alternativa a los tradicionales métodos formales, con los que la entrega de software se demoraba mucho en el tiempo y, cuando se producía, podía no satisfacer la demanda que el cliente tenía en ese momento.

Por todos sus beneficios, las organizaciones fueron adoptando estas fórmulas durante la siguiente década y la situación mejoró. Sin embargo, seguía habiendo disfunciones en la entrega de software.

Aunque se estuvieran utilizando metodologías ágiles para la planificación y el desarrollo de software, los equipos de desarrollo y operaciones de TI seguían estando aislados. Esto hizo que surgieran cuestiones y planteamientos para potenciar su colaboración.

DevOps: nuevas herramientas y automatizaciones para entregar software más rápido

En 2008, los desarrolladores y profesionales de operaciones comenzaron a hablar de que había una deficiencia en el sistema que estaba provocando la insatisfacción de los clientes. Las personas que desarrollaban el código y las que lo implementaban y mantenían seguían completamente aisladas; perseguían objetivos e intereses diferentes y no colaboraban entre ellas.

Así, como una extensión de las metodologías ágiles, surgió DevOps, un conjunto de prácticas (como la integración y la entrega continuas) y herramientas (Jenkins, Azure DevOps, etc.) que posibilitaran a los equipos de desarrollo y operaciones cooperar durante todo el ciclo de vida del software y entregar aplicaciones de forma más rápida. 

La adopción de Agile y DevOps mejoró notablemente la forma de producir y entregar software. Pero las organizaciones seguían teniendo un desafío al que hacer frente: traducir todo ese empeño en valor para el cliente.

Value Stream Management: la entrega de software como un flujo de valor al cliente

En la actualidad, ha llegado el momento de alinear los esfuerzos en digitalización con los resultados comerciales de la compañía. Para ello, las empresas deben entender la creación y entrega de software como un flujo de valor al cliente. El Value Stream Management (VSM) o gestión del flujo de valor es un enfoque sistémico que permite medir y maximizar el flujo de valor de principio a fin. 

Las plataformas de VSM, como SENTRIO, proporcionan una visión completa y en tiempo real, al integrar la información de las diversas herramientas que intervienen en el proceso (antes compartimentadas en silos), permitiendo detectar y eliminar cuellos de botella y otras ineficiencias. Además, mediante indicadores avanzados y análisis predictivos basados en su histórico, hacen la entrega de software más predecible

En definitiva, el VSM proporciona información valiosa a los distintos responsables de la organización para reducir el time-to.market y mejorar el rendimiento, la calidad del producto y los resultados comerciales. Aporta una ventaja competitiva a las empresas y les permite dirigir su estrategia hacia resultados centrados en el cliente.

Conclusión: ¿Por qué gestionar el flujo de valor en software?

La creación de software se ha transformado notablemente en las últimas décadas, como hemos podido ver en este repaso por la evolución del desarrollo de software, al tiempo que se ha convertido en un factor esencial para el éxito de las organizaciones. El Value Stream Management supone un paso más en las metodologías Agile y DevOps, que pone en el centro la entrega de valor al cliente y que ajusta, por fin, los esfuerzos de los equipos de ingeniería con los objetivos comerciales de la empresa.

Descubre más acerca de la gestión del flujo de valor y de cómo una plataforma de VSM puede ayudarte a impulsar tus resultados en nuestra web. Si quieres conocer cómo SENTRIO podría ayudarte con más detalle, solicita una demo gratuita.

Comparte

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Entradas relacionadas

El método SQALE

El método SQALE

El concepto de deuda técnica representa las malas prácticas en el desarrollo de software e